¿Se debe cantar solo canciones de alabanza & adoración en la iglesia?

Hay una gran cantidad de música cristiana que tiene un mensaje poderoso, pero entonces ¿por qué en la mayoría de las iglesias solo se cantan canciones de alabanza y adoración?


Uno de los problemas más grandes que he tenido como ministro de alabanza, es que hay momentos en donde no encuentro la canción apropiada para cantar cuando el pastor termina de predicar.



Me explico, muchas veces me ha pasado que la predicación trata, por ejemplo, acerca de la paz dentro del cuerpo de Cristo, o la unidad, o el perdón, o la restauración familiar y dentro de mi catálogo de canciones de Alabanza & Adoración moderna no hay una canción que hable específicamente del tema. La A&A nos invita, precisamente, a alabar y adorar a Dios, pero raramente habla a la congregación o tiene un mensaje directo a las personas; la A&A va dirigida hacia Dios.


Hoy en día Dios a levantando a personas (cantantes, salmistas, adoradores, levitas…como usted quiera llamarle) que han sido inspiradas con canciones poderosas y con un mensaje que llama a la acción y no solo a la adoración.


Inclusive, dentro de nuestras propias iglesias hay personas que Dios ha inspirado con cantos, pero como no son populares, no se cantan en las iglesias y la gente misma no se anima a decirle al grupo de música de sus iglesias que las practiquen, enseñen y canten.

Creo que en nuestros servicios debemos encontrar el espacio para incluir estas canciones. Algunas pocas personas sabrán y podrán cantar las últimas canciones de Marco Barrientos o Hillsong (son tantas que ya es difícil aprendérselas todas) pero ¿Quién no se acuerda de aquellas canciones como:  yo tengo un amigo que me ama, su nombre es Jesus!  O de alabaré, alabaré, alabaré a mi Señor!


Hace poco estaba dando una conferencia acerca de la adoración a un grupo de pastores – algunos de centro américa y otros del caribe.  Cuando yo les di un ejemplo y canté una canción “conocida” de Marco Barrientos, solo2 de ellos medio la cantaron.  Pero cuando canté aquella canción clásica: “No hay Dios tan grande como tu, no lo hay, no lo hay!”  Todos, repito, todos se levantaron y la cantaron.

No podemos olvidarnos tampoco de algunos himnos que han inspirado a la iglesia por años.  Claro, hay que incluir canciones nuevas y estilos modernos, pero lo importante no es estar al día con la música moderna, sino promover la adoración y el edificar la iglesia.


Me parece gracioso que algunos dicen que esas canciones son viejas y por eso no las tocan, pero cuando un cantante de moda saca una “nueva versión”, entonces ahí si las iglesias las cantan.


Canciones como “Serenata Espiritual” de Torre Fuerte”, “Alaba”de Danny Berrios, “Tienes que creer” de Monica Rodriguez, “Creeré” de Tercer Cielo, “Este es el tiempo” de Nancy Amancio, no caben dentro del tiempo, o estructura de alabanza y adoración en un servicio, pero si pueden edificar a la iglesia y los creyentes.


Lo que quiero decir con esto es, creo yo, que no podemos limitarnos a cantar solo A&A en la iglesia, sino que debemos agregar mas canciones que, no necesariamente invitan a la iglesia a alabar o adorar, pero que si edifican y fortalece a la iglesia y que nos llama a la acción.


Me parece gracioso que algunos dicen que esas canciones son viejas y por eso no las tocan, pero cuando un cantante de moda saca una “nueva versión”, entonces ahí si las iglesias las cantan.


https://depazc.wordpress.com/2015/07/15/se-debe-cantar-solo-canciones-de-alabanza-adoracion-en-la-iglesia/